Un policía obligó a una mujer a sentarse en un carro calentado por el sol por haber dejado su mascota en éste por varios minutos

Desgraciadamente, la crueldad hacia los animales es cada vez mayor en muchos países. Es por esta razón por lo que hoy en día hay muchas más personas en contra de este acto tan desagradable como es el de maltratar a unos pobres e indefensos animalitos.

De esto trata la historia. Una mujer fue al supermercado en coche con sus hijos, su marido y su perro. Como en los supermercados no se pueden meter perros, la mujer decidió dejarle en el coche. Según ella, solo fueron 10 minutos y tampoco hacía demasiado calor.

Cuando un policía se dio cuenta de esto, decidió tomar cartas sobre el asunto. En la calle, en realidad, hacían más de 30 grados, lo que hace que dentro de un coche, sin ni siquiera una ventana abierta y con el sol dando directamente, pueda parecer que estás a 40 grados.

El policía pregunta a la mujer si le parece bien dejar a su perro sin ningún tipo de ventilación con el calor que hace. Ella se sorprende y se lo toma como una broma al principio. Sin embargo, el policía iba totalmente en serio.

Mientras el policía estaba escribiendo la multa por agresión animal, le ofreció quedarse encerrada en el coche a ella y a su familia para que conocieran las condiciones en las que se encontraba el perro, ya que para la mujer con 30 grados no es demasiado calor.

Entonces, la mujer denuncia al policía por haberla obligado a quedarse en el coche encerrada con el calor. Y tú, ¿qué piensas sobre esta situación? ¿Crees que la acción del policía fue correcta? ¿Qué habrías hecho tú en su lugar si fueras policía y vieras esta situación?

Click below to share
Loading...