La niña que pidió morir ha visto cumplido su deseo

Valentina Maureira era una niña de 14 años que, por desgracia, había sufrido fibrosis quística desde que tenía sólo 8. La niña, que padecía dolores intensos propios de la grave enfermedad a diario, en reiteradas ocasiones pidió al Gobierno de Chile que, a pesar de la legislación, le dejaran terminar con su vida para así poder descansar.

No obstante, en Chile la legislación no permite la eutanasia ni el suicidio asistido. Es por ello que aunque la pobre chica tenía como único y último deseo recurrir a una jeringuilla que la hiciera descansar para siempre, el Gobierno no permitió que la chica viera cumplida esta petición.

La niña que pidió morir ha visto cumplido su deseo

Tras la confirmación de su muerte, sus padres deberán proseguir con el debate que la niña abrió sobre la eutanasia, y es que aunque el respeto y la protección de la vida humana deban ser los valores fundamentales de la sociedad actual, ello no tiene por qué ir ligado a no permitir ciertas excepciones cuando las circunstancias lo requieran.

En realidad, más allá del debate ético y moral que se plantea sobre la eutanasia, debemos pensar en lo que la cruda realidad es. Y es que esta niña lo estaba pasando tan mal a causa de su enfermedad que hizo un llamamiento a la misma Presidenta de Chile para que le permitiera descansar, pero no pudo ver cumplido su deseo.

Y vosotros, ¿le habríais dejado recurrir a la eutanasia?

Click below to share
Loading...