Este parque público fue construido sobre las vías de un ferrocarril abandonado

Nueva York es una de las ciudades más especiales del planeta por muchas razones. Una de las más recientes es su parque High Line.

Este parque público fue terminado en 2009, dentro del distrito de Manhattan. El espacio que ocupa esta instalación es de lo más especial, pues ha sido construido sobre las vías elevadas de un ferrocarril abandonado – que datan de 1930.

La idea era demoler dichas vías – una estructura elevada a 8 metros del suelo y de 2,6 kilómetros de longitud – pero dos jóvenes neoyorkinos – Joshua David y Robert Hammond – se empeñaron en conservarla, proponiendo la idea del parque público. Algo que al cabo de 10 años acabaría viendo la luz.

Este parque público fue construido sobre las vías de un ferrocarril abandonado

Este parque público fue construido sobre las vías de un ferrocarril abandonado

Este parque público fue construido sobre las vías de un ferrocarril abandonado

Este parque público fue construido sobre las vías de un ferrocarril abandonado

Este parque público fue construido sobre las vías de un ferrocarril abandonado

Este parque público fue construido sobre las vías de un ferrocarril abandonado

Este parque público fue construido sobre las vías de un ferrocarril abandonado

Este parque público fue construido sobre las vías de un ferrocarril abandonado

Ahora el parque es toda una atracción turística, pues su situación en mitad del bullicio de la gran manzana lo hace de lo más especial. Lo mejor de todo es que la idea del High Line le servirá de ejemplo a otras ciudades que deseen reutilizar zonas industriales en desuso, como Sao Pablo, Madrid, Bogotá, Melbourne o Copenhague.

Visto en Labioguia

Click below to share
Loading...