Cuando era niño tuvo una visión muy clara de su hija y sorprendentemente se cumplió

Walt y Annie Manis son los protagonistas de la siguiente historia; aunque Walt en concreto juega un papel muy especial en ella.

Por lo visto ambos crecieron siendo vecinos, de modo que durante su infancia compartieron juguetes, historias y muchísimas tardes entretenidas.

Un día Walt – que acostumbraba a hablarle a Dios en sus ratos a solas – experimentó una visión muy nítida y precisa. Dios le decía que iba a tener una hija linda y feliz que se llamaría Chloe.

Los años pasaron y el amor surgió entre Annie y Walt. Se casaron e intentaron concebir, pero a pesar de los intentos durante varios años no fue posible. Eso les desanimó enormemente, pues creían que nunca iban a conocer a la pequeña Chloe.

Sin embargo, tras muchas dificultades al final consiguieron adoptar a una pequeña niña a la que sorprendentemente su madre biológica le había llamado Chloe. El nivel de coincidencia era tan elevado que Walt y Annie se quedaron boquiabiertos.

Después de tantos años separados, al fin la pequeña Chloe había llegado para iluminarles el camino y la vida a estas dos grandes personas. Un precioso milagro que te emocionará.

Click below to share
Loading...