Conoció a su hija por primera vez a sus 76 años

“De lo que siembras, eso cosechas” es una parte muy conocida de la Biblia y en el caso de Zella Jackson Pride estas palabras cobran un mayor significado pues hace ya 49 años que recibió la noticia en el hospital de que su pequeña bebé murió después del nacimiento.

Pero su hija Melanie Diane Gilmore estaba viva y por una razón que aún no se sabe fue adoptada por otra familia y la distancia de tanto años afectó mucho a su madre Zella pero está muy agradecida con una segunda oportunidad.

Melanie quedó sorda desde los tres años pero siempre quiso volver a reunirse con su familia biológica y valiéndose de la tecnología y la información que disponía pudo contactar a su verdadera madre y hermanos. Felicidades a todos.

Click below to share
Loading...